Slider

Semillas para la siembra

Mediante la certificación de semillas para siembra se garantiza que esta, la semilla, se produjo bajo rigurosos métodos que aseguran su identidad genética y óptimos valores de germinación, pureza física, fisiológica y otras características que permitan su empleo con seguridad de éxito.

Para cumplir con este objetivo, el Instituto Colombiano de Agricultura (ICA) verifica e inspecciona las semillas para siembra desde su origen, durante su proceso de producción en campo, beneficio y acondicionamiento, hasta su almacenamiento y comercialización, conforme estrictas normas de calidad establecidas por los países. Sólo las semillas que cumplen los requisitos de alta calidad genética, fisiológica, física y fitosanitaria son certificadas por la autoridad competente.

La calidad que asegura el Sistema de Certificación, a través de los reglamentos técnicos, permite conocer el origen, la trazabilidad, la homogeneidad, la pureza específica y varietal, la germinación y la ausencia de otras semillas no deseadas en la siembra.

El proceso de producción de semilla certificada recibe controles administrativos, controles de las exigencias del cultivo en campo y controles de las exigencias en laboratorio para garantizar al agricultor semillas de la mejor calidad.

El agricultor encuentra la presentación de la semilla certificada contenida en sacos u otros contenedores autorizados, adecuadamente identificados mediante una etiqueta oficial y otra etiqueta del productor cumpliendo con las normas vigentes. Estos marbetes y etiquetas se encuentran cosidas, adheridas, pegadas de manera que aseguren la inviolabilidad del contenido de su recipiente.

Así, las semillas certificadas son garantía de calidad para el productor.