Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
CASANARE
VALLE DEL CAUDA
previous arrow
next arrow

China ampliará sus ensayos de producción con maíz y soya transgénica por su seguridad alimentaria

IMAGEN 171

China ampliará una prueba de maíz y soya genéticamente modificados (GM) a 20 condados en cinco provincias, y la seguridad alimentaria se convertirá cada vez más en una máxima prioridad para Beijing.

Hebei, Jilin, Sichuan, Yunnan y la región autónoma de Mongolia Interior desempeñarán un papel en la ampliación de una prueba que comenzó con pruebas en campos de soja en 2021 antes de ampliarse a granjas en Mongolia Interior y Yunnan el año siguiente.

El Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales también organizará este año la producción de semillas transgénicas en la provincia noroccidental de Gansu.

“La tecnología agrícola transgénica ha desempeñado un papel irremplazable en el aumento del rendimiento de los cultivos, la reducción de las pérdidas por plagas, enfermedades y malezas, y la reducción del uso de pesticidas químicos y el ahorro de costos laborales “, dijo el ministerio.

La pandemia de coronavirus y el conflicto ruso-ucraniano, así como las tensiones internacionales en curso, han planteado preocupaciones sobre la seguridad alimentaria en China, que es el mayor consumidor de alimentos del mundo.

El maíz y la soja transgénicos mostraron una resistencia muy alta contra las plagas y malezas de los pastizales, aumentando los rendimientos entre un 5,6 y un 11,6 por ciento, añadió el ministerio.

El ministerio citó numerosos ejemplos para instar a los residentes a disipar sus dudas y refutó los rumores de larga data de que los alimentos transgénicos pueden causar cáncer e infertilidad.

“La seguridad es la base y la condición previa para la industrialización de variedades genéticamente modificadas… los productos alimenticios genéticamente modificados que han pasado la aprobación para su comercialización son seguros“, afirmó.

El ministerio también se comprometió a aumentar la supervisión legal de la industria de mejoramiento genéticamente modificado para salvaguardar la seguridad alimentaria y el orden industrial, al tiempo que promueve esquemas piloto.

“Creo que hace tiempo que China ha emprendido una campaña de desinformación sobre los alimentos genéticamente modificados, y la resistencia pública ha sido la principal razón para que China promueva los cultivos transgénicos”, dijo Zhu Zhen, investigador del Instituto de Genética y Biología del Desarrollo de la Academia China. de Ciencias.

“Ya hemos oído desde el principio que China va a promover la soja y el maíz transgénico”.

Zhu añadió que la baja autosuficiencia en maíz y soja ha llevado a China a recurrir a la tecnología transgénica, que en realidad es menos dañina que los pesticidas.

“En el futuro, es posible que veamos a China aplicar tecnología transgénica a verduras, frutas y más variedades nuevas”, añadió Zhu.

Beijing ha estado trabajando en los últimos años para aumentar su autosuficiencia en soja y maíz para reducir el riesgo de “cuellos de botella” alimentarios, incluidos los cuellos de botella planteados por las guerras comerciales.

China, que representa más del 60 por ciento del comercio mundial de soja, ha aumentado su autosuficiencia del 15 por ciento en 2021 al 18,5 por ciento en 2022, y ha prometido elevarla al 30,7 por ciento en 10 años, según el ministerio de agricultura. El año pasado, las importaciones chinas de soja procedentes de Estados Unidos y Brasil, sus dos principales importadores, cayeron un 10 por ciento y un 6 por ciento, respectivamente, según la Administración General de Aduanas.

“Los transgénicos se volverán más frecuentes en China debido a la escasez de demanda de maíz y soja del país”, según un informe de investigación de Tianfeng Securities de noviembre.

Según el informe, la tecnología transgénica podría ayudar a China a aumentar el rendimiento del maíz entre un 7 y un 17 por ciento y reducir el uso de pesticidas en un 60 por ciento.

Su adopción más amplia también beneficiaría a China, que tiene una brecha cada vez mayor entre la oferta y la demanda de maíz y soja, lo que significa que [si no adopta nuevas tecnologías como los cultivos GM] es probable que se vuelva más dependiente de los mercados extranjeros.

Beijing introdujo un programa de revitalización de semillas en 2021 para salvaguardar la autosuficiencia de las fuentes de semillas y también lanzó un plan de censo de recursos de germoplasma agrícola de tres años a nivel nacional.

Ese mismo año, el Ministerio de Agricultura anunció un plan para aumentar la tasa de autosuficiencia del país en materia de fuentes básicas de mejoramiento de semillas para ganado y aves de corral a más del 75 por ciento, en comparación con el objetivo anterior del 70 por ciento para 2025.

Fuente: https://www.scmp.com/

ENVIAR UN COMENTARIO